lunes, 24 de diciembre de 2012

UN ACUERDO A CONTRAMANO DE UNASUR


La DEA desembarca en Montevideo


http://www.infonews.com/2012/12/23/mundo-53728-la-dea-desembarca-en-montevideo.php

1 2 3 4 5
Info News
Info News
Info News

Los halcones de la agencia anti- narcóticos norteamericana DEA, expulsados tiempo atrás por el gobierno de Bolivia por montar una campaña de desestabilización política contra el presidente Evo Morales e, históricamente, denostados por los organismos de derechos humanos latinoamericanos por utilizar el conflicto de las drogas como pantalla para intervenir las políticas de seguridad locales, acaban de estrenar oficina en la bucólica ciudad de Montevideo. La autorización de los funcionarios del ministerio de Defensa uruguayo para que los agentes de la DEA puedan reabrir una base operativa en la embajada norteamericana fue presentada en la prensa local como un asunto político menor, meramente administrativo. Mario Layera, responsable de la Dirección General de Represión del Tráfico Ilícito de Drogas, justificó al diario capitalino El País el acuerdo con la agencia estadounidense por “el incremento de las operaciones de narcotráfico registradas en el territorio uruguayo por organizaciones internacionales”.
Seis meses atrás, la respuesta del gobierno uruguayo fue la misma ante la polémica desatada en el país cuando quince militares del grupo de élite del Pentágono Seals –el mismo grupo que liquidó en cuarenta minutos al ex número uno de la red Al Qaeda– comenzaron a entrenar al Cuerpo de Fusileros Navales de la Armada uruguaya en “intervención de embarcaciones ilícitas”. En ese momento, Miradas al Sur planteó que “el acuerdo entre Montevideo y el Pentágono va a contramano de todo lo que avanzó el proceso de integración regional en materia de seguridad y defensa”. Ahora, ciento ochenta días después, la incógnita sigue siendo la misma. ¿Por qué Uruguay, cuyo Ejecutivo y cartera de Defensa están en manos de ex guerrilleros tupamaros, estrecha vínculos con una agencia norteamericana acusada de vulnerar la autonomía política de los países latinoamericanas? Además, ¿no es exagerado presentar a la costa uruguaya como el nuevo epicentro del tráfico de drogas? Por último, si la estrategia militarista de la guerra contra las drogas viene fracasando en las plazas más calientes del conflicto como México, Perú o Colombia, ¿porqué Montevideo insiste en tomar dicho camino?
En ese sentido, Miradas al Sur traslado estos interrogantes al periodista del semanario montevideano Brecha Raúl Zibechi, experto en geopolítica latinoamericana. “En Uruguay, el acuerdo con el Pentágono presenta las mismas aristas políticas que tuvo el curso de adoctrinamiento del Comando Sur pactado con el ministerio de Defensa argentino. Es decir, tanto en Buenos Aires como en Montevideo, los halcones norteamericanos buscan sortear las instancias políticas más altas y coordinar con los sectores del Ejército más proclives a estrechar lazos. No creo que (el ministro de Defensa) Huidobro o (el presidente) Mujica estén actuando con mala intención. Quizás, hayan subestimando el tema. En todo caso, la nueva oficina de la DEA en Montevideo manifiesta que el Estado uruguayo no tiene una posición geopolítica clara en la agenda anti- narcótica y eso demuestra mucha vulnerabilidad política”, advierte Zibechi vía telefónica desde su casa ubicada en el barrio montevideano de Malvín.
Por otro lado, más allá del hecho puntual de que la DEA este estrenando una cabecera de playa en el corazón del Mercosur, llama la atención el buen diálogo existente entre la Cartera de Defensa uruguaya y sus colegas norteamericanos. Incluso, dos meses atrás, luego de la visita del jefe del Pentágono León Panetta a Montevideo, el secretario de prensa de dicho organismo, George Little, comunicó una declaración oficial tan escueta como alarmante para el proceso de integración entre los países de la Cuenca del Plata: “Estados Unidos ve a Uruguay como un socio en defensa clave en Suramérica”. En ese sentido, Raúl Zibechi abre el compás del análisis político y desde una perspectiva más macro advierte que: “El principal objetivo de la política exterior de la Casa Blanca en Latinoamérica pasa por comenzar a horadar el liderazgo político de Brasil en la región. De ahí, el incremento de bases militares norteamericanas alrededor del gigante suramericano. Por eso, no es descabellado pensar que, para Washington, Uruguay puede cumplir un rol parecido al de Paraguay, en el sentido de incrementar su intervención política en el Cono Sur. Por supuesto, que no van a alentar un golpe de estado porque aquí la institucionalidad es más fuerte pero sí pueden acelerar acuerdos cooperativos de defensa como el actual desembarco de la DEA”.

1 comentario:

Señor Web dijo...

mmmm no me parece muy bien que la dea se encuentre en latino america.

un cordial saludo
posicionamiento web