jueves, 11 de julio de 2013

Chomsky: Necesitamos una lucha mundial para preservar los bienes comunes globales


¿Cómo podemos defendernos de las fuerzas corporativas Imperiales que amenazan nuestra existencia?

05 de julio 2013 |
Con tragedias desgarradoras a sólo unos kilómetros de distancia, y aún peores catástrofes tal vez no muy lejos, puede parecer equivocado, quizás incluso cruel, desviar la atención de otras perspectivas que, aunque abstracta e incierta, podrían ofrecernos un camino hacia un mundo mejor - y no en un futuro remoto.
He visitado el Líbano varias veces y fui testigo de momentos de gran esperanza y desesperación, que fueron teñidas con la notable determinación del pueblo libanés para superarse y avanzar.

La primera vez que lo visité - si esa es la palabra correcta - fue hace exactamente 60 años. Mi esposa y yo estábamos de excursión en el norte de Galilea, Israel, cuando un jeep pasó por una carretera cerca de nosotros, y nos hizo ademanes que debíamos volver atrás: Estábamos en el país equivocado. Habíamos cruzado inadvertidamente la frontera, en ese entonces sin marcar, ahora supongo, erizadas de armamentos. Fue un evento menor, pero traje a casa una lección: La legitimidad de las fronteras - de los estados, para el caso - es condicional y temporal.
Casi todas las fronteras se han impuesto y mantenido por la violencia, y son bastante arbitrarias. La frontera entre Líbano e Israel fue establecida hace un siglo por el Acuerdo Sykes-Picot, que divide el antiguo Imperio Otomano según los intereses del poder imperial británico y francés, sin ninguna preocupación por las personas que  vivian allí, o incluso por el territorio . La frontera no tenía ningún sentido, por lo que era muy fácil de cruzar inadvertidamente.
Esta es la agrimensura de los terribles conflictos en el mundo y está claro que casi todos son el residuo de los crímenes imperiales que las grandes potencias dibujaron en sus propios intereses. Los pastunes, por ejemplo, nunca han aceptado la legitimidad de la Línea Durand, elaborado por el Reino Unido para separar Pakistán de Afganistán y ningún gobierno afgano la ha aceptado. Es en el interés de las potencias imperiales de hoy en día que los pastunes que cruzan la Línea Durand son etiquetados como "terroristas", por lo que sus casas pueden ser objeto de ataque asesino de EE.UU. con sus aviones no tripulados y fuerzas de operaciones especiales.
Pocas fronteras en el mundo son tan fuertemente custodiada por la tecnología sofisticada, y tan sujeta a la retórica apasionada, como la que separa a México de Estados Unidos, dos países con relaciones diplomáticas amistosas.
Esa frontera fue establecida agresivamente por EE.UU. durante el siglo 19. Pero se mantuvo bastante abierta hasta 1994, cuando el presidente Bill Clinton inició la Operación Gatekeeper, militarizándola.
Antes de eso, la gente la cruzaba con regularidad para ver a sus familiares y amigos. Es probable que la Operación Gatekeeper fuera motivada por otro evento de ese año: la imposición del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, que es un nombre poco apropiado debido a la palabra "Libre comercio".
Sin duda, la administración Clinton comprendió que los agricultores mexicanos, por más eficientes que sean, no pueden competir con la altamente subsidiada agroindustria de EE.UU., y que las empresas mexicanas no podían competir con las multinacionales de Estados Unidos, que bajo las reglas del TLCAN deben recibir privilegios especiales como el "trato nacional" en México. Estas medidas provocaron una casi inevitablemente avalancha de inmigrantes a través de la frontera.
Algunos están erosionando las fronteras junto con los odios crueles y conflictos que simbolizan e inspiran. El caso más dramático es Europa. Durante siglos, Europa fue la región más salvaje del mundo, desgarrada por guerras horribles y destructivas. Europa desarrolló la tecnología y la cultura de guerra que le permitió conquistar el mundo. Después de la explosión final de la barbarie, la destrucción mutua dejada al final de la Segunda Guerra Mundial algunos estudiosos construyeron la “tesis de la paz democrática”. Pero los europeos también pueden haber entendido que habían desarrollado tal capacidad de destrucción que la próxima vez que jugaran su juego favorito, sería la última. La unidad y una mayor integración que han desarrollado desde entonces no dejan de tener problemas graves, pero es una gran mejora dada su historia precedente.
Un resultado similar difícilmente sería posible en el Oriente Medio, que hasta hace poco era esencialmente un lugar sin fronteras. Y las fronteras se están erosionando, aunque de maneras horribles. La caída aparentemente inexorable de Siria está destruyendo al país. El veterano corresponsal en Oriente Medio Patrick Cockburn, que ahora trabaja para The Independent, predice que la conflagración y su impacto regional pueden llevar al fin del Acuerdo Sykes-Picot. La guerra civil en Siria ha reavivado el conflicto entre sunitas y chiitas. Esta es una de las más terribles consecuencias de la invasión británica de Irak hace 10 años. Las regiones kurdas de Irak y ahora Siria se están moviendo hacia la autonomía. Muchos analistas predicen que un Estado kurdo puede ser establecido antes de que un Estado palestino.
Si Palestina nunca logra su independencia en los términos del consenso internacional, sus fronteras con Israel probablemente se erosionarán por el comercio normal y el intercambio cultural, como ha sucedido en el pasado durante períodos de relativa calma.
Ese desarrollo podría dar paso a una mayor integración regional, y quizás la lenta desaparición de la frontera artificial que divide la Galilea entre Israel y el Líbano, por lo que los excursionistas y otras personas podrían pasar libremente por donde mi esposa y yo cruzamos hace 60 años.
Tal situación me parece ser la única esperanza realista de alguna resolución de la difícil situación de los refugiados palestinos, ahora sólo uno de los desastres que atormentan la región desde la invasión de Irak y del descenso a los infiernos en Siria.
La difuminación de las fronteras y los desafíos a la legitimidad de los Estados pone de relieve las serias dudas sobre quién es dueño de la tierra. ¿Quién es el dueño de la atmósfera mundial que está siendo contaminada por los gases que atrapan el calor y que acaban de pasar un umbral peligroso?
Se debe adoptar la frase utilizada por los pueblos indígenas en muchas partes del mundo para defender la Tierra? ¿Quiénes van a defender los derechos de la naturaleza? ¿Quiénes van a adoptar el rol de administrador de los bienes comunes, nuestro poder colectivo?
La tierra necesita desesperadamente ahora ser defendida de la inminente catástrofe ambiental que es obvia para cualquier persona racional y alfabetizada. Las diferentes reacciones a la crisis son una característica notorias en la historia actual y  la vanguardia de la defensa de la naturaleza parte a menudo de los pueblos a los que se llama "primitivos": Miembros de los grupos indígenas y tribales, al igual que las Primeras Naciones de Canadá o los aborígenes en Australia - los restos de los pueblos que han sobrevivido a la embestida imperial. A la vanguardia del asalto a la naturaleza son los que se llaman a sí mismos los más avanzados y civilizados: Las naciones más ricas y poderosas.
La lucha en defensa de los bienes comunes tiene muchas formas. En el microcosmos está lucha teniendo lugar en estos momentos en la plaza Taksim de Turquía, donde los hombres y mujeres valientes están protegiendo uno de los últimos remanentes de los bienes comunes de Estambul de la demolición para la comercialización y el aburguesamiento siendo el gobierno autocrático el que está destruyendo este antiguo tesoro. Los defensores de la plaza de Taksim están a la vanguardia de la lucha mundial para preservar el patrimonio común de los estragos de la misma bola de demolición que afecta a todo el Planeta- una lucha en la que todos debemos participar, con dedicación y determinación, si ha haber alguna esperanza para la supervivencia humana decente en un mundo que no tenga fronteras. Esta es nuestra posesión común, para defender o destruir.
© 2013 Noam Chomsky -. Distribuido por The New York Times Syndicate
Noam Chomsky es profesor de lingüística y filosofía en MIT.

 http://www.alternet.org/visions/chomsky-how-do-we-defend-ourselves-corporate-and-imperial-forces-threaten-our-existence