lunes, 22 de julio de 2013

"SUICIDAN" A UN EX CIA

Descartan suicidio y achacan a la CIA asesinato del autor y dos hijos de libro sobre el 9/11

El exfuncionario de la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU, Wayne Madsen, ha descartado el suicidio de Philip Marshall (y sus dos hijos), un investigador del atentado del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York.
Durante una ceremonia organizada recientemente por Kevin Barrett, fundador de la Alianza de musulmanes, cristianos y judíos, Madsen manifestó que había llegado a la conclusión de que Marshall y sus hijos fueron asesinados en una operación secreta de la Agencia Central de Inteligencia de EEUU (CIA, por sus siglas en inglés).

Marshall, su hija Micalia de 14 años y su hijo Alex de 17 años fueron hallados muertos en su casa el día 6 de febrero del año en curso.
Madsen manifestó que el propio Marshall, que había sido testigo de muchas operaciones cubiertas, había decidido revelar “ciertos misterios”.
Marshall estaba convencido que el expresidente de EEUU George W. Bush programó el atentado del 11 de septiembre de 2001 para fortalecer la posición de la cúpula estadounidense.
En una reciente entrevista con PressTV, Barrett declaró que: “Por supuesto, aquí en los EEUU, la seguridad de los estadounidenses ha sido puesta a un lado, a favor de la comunidad israelí”.
Barrett agregó “Parece que Philip Marshall tenía en sus manos algún tipo de información explosiva. Y tenía la intención de publicarla en su próximo libro”.
Según el sitio dossierpolitico.com,  en su libro, titulado El Bamboozle grande: 9/11 y la Guerra contra el Terror, Marshall culpa al gobierno de los Estado Unidos de los atentados y va más lejos al escribir que la administración Bush, con la cooperación de la inteligencia Saudí, eran los responsables de los ataques terroristas del 11 de Septiembre de 2001 a las Torres Gemelas.
De acuerdo con Santa Barbara View, durante el proceso de edición y pre-comercialización del libro de Marshall, expresó algún grado de paranoia, porque en la obra de no ficción acusaba al presidente George W. Bush de estar en connivencia con los servicios de inteligencia de Arabia Saudita en la formación de los secuestradores que murieron en los aviones usados en los ataques.
“Piense en esto”, dijo Marshall el año pasado en una declaración escrita: “La versión oficial sobre un fantasma (Osama bin Laden) en una cueva en el otro lado del mundo derrotando a todo nuestro establecimiento militar en territorio de EEUU es absolutamente absurdo”.
Marshall también llegó a decir: “La verdadera razón de que el ataque fuera un éxito se debe a un militar en stand-down y una operación coordinada de formación que prepara a los secuestradores para volar grandes aviones comerciales. Tenemos docenas de documentos del FBI para probar que este entrenamiento de vuelo se llevó a cabo en California, Florida y Arizona en los 18 meses previos al ataque”.

FRAGMENTOS DE SU LIBRO

“Después de un exhaustivo estudio de 10 años de este ataque letal que utiliza aviones Boeing llenos de pasajeros y miembros de la tripulación de compañeros como los misiles guiados, estoy 100 por ciento convencido de que un equipo encubierto de agentes de inteligencia sauditas era la fuente de los recursos logísticos, financieros y tácticos que la formación dirigida vuelo esencial para los secuestradores 9/11 para 18 meses antes del ataque”, escribió Marshall. “Esta conclusión se determinó hace seis años y todas las pruebas posteriores han hecho más que confirmar esta conclusión”.
El 1 de marzo, dos ex senadores estadounidenses, quienes encabezaron por separado investigaciones federales sobre el 9-11, también plantearon la posibilidad de la participación de Arabia Saudita en los atentados en los que murieron 3.000 personas y estimulado la guerra mundial contra el terrorismo. En declaraciones juradas que parece probable que reavivará el debate, el ex senadores Bob Graham y Bob Kerrey, que vio top-secret información sobre las actividades de los saudíes, dijeron que creen que el gobierno saudí desempeñó un papel directo en los atentados terroristas.
“Estoy convencido de que había una línea directa entre al menos algunos de los terroristas que llevaron a cabo los ataques del 11 y el gobierno de Arabia Saudita”, el ex senador Bob Graham dijo en una declaración jurada presentada como parte de una demanda presentada contra el Gobierno saudí y decenas de instituciones en el país por las familias víctimas del 9/11, entre otros. Graham encabezó en 2002 una investigación conjunta del Congreso  sobre los ataques y ha afirmado que estaba amordazado por el ex vicepresidente Dick Cheney y otros altos miembros de la comunidad de inteligencia de Bush acerca de los hallazgos de su comisión.

Fuentes:

- HISPAN TV, sitio DossierPolítico y en inglés el enlace a http://beforeitsnews.com/9-11-and-ground-zero/2013/02/911-researcher-found-dead-wrote-book-implicating-bush-administration-in-the-911-attacks-2439534.html