martes, 23 de julio de 2013

GALEANO "SOMOS MUCHO MÁS DE LO QUE SE NOS DICE"



Eduardo Galeano: "Mi gran temor es que estemos todos sufriendo de amnesia '

Eduardo Galeano, el laureado poeta uruguayo del movimiento anti-globalización, ha escrito un libro de lecciones históricas y políticas para cada día del año
Casi todas las mañanas sucede lo mismo. En la mesa de desayuno el autor de origen uruguayo, Eduardo Galeano, de 72 años, y su esposa, Helena Villagra, hablar de los sueños de la noche anterior. "Los míos son siempre estúpidos", dice Galeano. "Normalmente no los recuerdo y cuando lo hago, son cosas tontas como aviones perdidos y problemas burocráticos. Pero mi mujer tiene sueños hermosos."
Una noche soñó que estaba en un aeropuerto donde todos los pasajeros llevaban las almohadas en las que habían dormido la noche anterior. Antes de que pudieran abordar los funcionarios pasaban las almohadas por una máquina que permitía, al escanear los sueños de la noche anterior y asegúrese de que no había nada subversivo en ellos. Luego ella le dijo que estaba avergonzada por la banalidad de su sueño. "De verdad tengo vergüenza de contarlo."
No hay mucho de realismo mágico en Galeano. Pero no ella no tiene nada de qué avergonzarse. Este septuagenario periodista convertido en autor se ha transformado en el poeta laureado del movimiento anti-globalización, poeta de la no ficción. Cuando el difunto Hugo Chávez le dio un ejemplar de 1971 del libro Las venas abiertas de Galeano de América Latina: Cinco Siglos del pillaje de un continente a Barack Obama ante la prensa mundial en 2009, saltó de 54 295 º en el ranking de Amazon al segundo lugar en sólo un día. Cuando el viaje inminente de Galeano a Chicago fue anunciado en marzo por Arundhati Roy la multitud aplaudió. Cuando se produjo la gira en mayo todos los lugares a los que iba estaban llenos.
"Hay una tradición que ve al periodismo como el lado oscuro de la literatura", dijo el diario El País recientemente. "No estoy de acuerdo. Creo que todo el trabajo por escrito constituye literatura, incluso el graffiti. He estado escribiendo libros desde hace muchos años, pero me formé como periodista, y esa marca sigue en mí. Agradezco al periodismo que me despertó a las realidades del mundo. "
Esas realidades parecen sombrías. "Este mundo no es democrático en absoluto", dice. "Las instituciones más poderosas, el FMI y el Banco Mundial pertenecen a tres o cuatro países. Los otros están mirando. El mundo está organizado por la economía de guerra y la cultura de la guerra".
Y sin embargo no hay nada en las obras de Galeano y su comportamiento que dé lugar a la desesperación o la melancolía. Cuando viajó por España durante las revueltas juveniles de los indignados hace dos años, se encontró con algunos jóvenes en la madrileña Puerta del Sol. Galeano animó a los manifestantes. "Eran jóvenes que creían en lo que estaban haciendo", dijo. "No es fácil de encontrar que en el ámbito político. Estoy muy agradecido por ellos."
Uno de ellos le preguntó cuánto tiempo pensaba que la lucha podía continuar. "No te preocupes", respondió Galeano. "Es como hacer el amor. Es infinito mientras estás vivo. No importa si dura un minuto. Porque en el momento en que sucede, en un minuto se puede sentir como más de un año".
Galeano habla mucho esto - no con enigmas, exactamente, pero enigmáticamente y en broma. Cuando le pregunto si él es optimista sobre el estado del mundo, dice: "Depende de cuando me lo preguntan. Durante el día desde las 8 hasta el mediodía soy pesimista. Luego desde 13:00 hasta las 4 me siento optimista..." Lo conocí en el vestíbulo de un hotel en el centro de Chicago a las 5pm, sentado con un vaso grande de vino y muy feliz.
Su visión del mundo no es complicada. Intereses militares y económicos están destruyendo el mundo, acumulando poder en manos de los ricos y aplastando a los pobres. Dado el amplio alcance histórico de su obra, con ejemplos desde el siglo 15 hasta la actualidad, esto no es infrecuente. Él entiende la situación actual no como una novedad, sino un proceso continuo en un planeta plagado de forma permanente por la conquista y la resistencia. "La historia en realidad nunca dice adiós". "La historia dice hasta luego."
Él es cualquier cosa menos simple. Un estridente crítico de la política exterior de Obama, que vivió en el exilio más de una década entre los años 70 y 80, y que sin embargo, disfrutó de la resonancia simbólica de la elección de Obama, pero con pocas ilusiones. "Me sentí muy feliz cuando fue elegido, porque este es un país con una fuerte tradición de racismo." Cuenta la historia de cómo el Pentágono en 1942 ordenó que la sangre de los negros no se utiliza para transfusiones para los blancos. "En la historia 70 años es como un minuto. Así que valió la pena celebrar la victoria de Obama..."
Todas estas cualidades - lo enigmático, lo lúdico, lo histórico y lo realista – se mezclan en su último libro Los hijos de los días, en el que reproduce una viñeta histórica para cada día del año. El objetivo es dar a conocer momentos del pasado, mientras contextualiza con el presente, entrando y saliendo de los siglos para ilustrar las continuidades. Lo que se consigue es una especie de arqueología epigramática, rescatando historias que han sido extraviadas o sustraídas para presentarlas en su plena gloria, horror o absurdo.
La entrada del 1 de julio, por ejemplo, tiene como título Un Terrorista Menos y dice simplemente: "En el año 2008, el gobierno de los Estados Unidos decidió borrar el nombre de Nelson Mandela de su lista de terroristas peligrosos. El más venerado africano en el mundo había sido presentado de esa forma en ese catálogo siniestro durante los últimos 60 años." El 12 de octubre se titula Descubrimiento, y comienza con la línea: ". En 1492 los nativos descubrieron que eran indios, descubrieron que vivían en América".
Entretanto el 10 de diciembre se llama Santísima Guerra y se dedica a la recepción del Premio Nobel por Obama, cuando éste dijo que hay "momentos en que las naciones encuentran que el uso de la fuerza no sólo es necesario, sino moralmente justificado". Galeano escribe: "Cuatro siglos y medio antes, cuando el premio Nobel no existía y el mal no residía en los países con petróleo, pero sí en lo que poseían el oro y la plata, el jurista español Juan Ginés de Sepúlveda también defendió la guerra como" no sólo necesaria sino moralmente justificada". "Retratos, imágenes revolotean del pasado al presente y viceversa, haciendo conexiones con un ingenio irónico y mordaz. Su deseo, dice, es la renovación de lo que llama el "arco iris humano. Es mucho más hermoso que el arco iris en el cielo", insiste. "Pero nuestro militarismo, machismo y racismo le pone persianas a ello. Hay muchas maneras de quedarse ciego. Estamos ciegos a las cosas pequeñas."
Y la ruta más probable para convertirse en ciego, cree, es no perder la vista que está en nuestra memoria. . "Mi gran temor es que todos estemos sufriendo de amnesia así que escribo para recuperar la memoria del arco iris humano, que está en riesgo de ser mutilado."
A modo de ejemplo, cita a Robert Carter III - de quien no había escuchado - que fue el único de los  padres fundadores de Estados Unidos que liberó a sus esclavos. "Por haber cometido este pecado imperdonable fue condenado al olvido histórico".
Quién, pregunto, es el responsable de este olvido? "No es una persona", explica. "Es un sistema de poder que siempre se está decidiendo en nombre de la humanidad que merece ser recordado y que merece ser olvidado... Somos mucho más de lo que se nos dice. Somos mucho más hermosos."
http://www.guardian.co.uk/books/2013/jul/23/eduardo-galeano-children-days-interview?utm_source=twitterfeed&utm_medium=twitter