jueves, 13 de junio de 2013

ELASKAR Y SUS VÍNCULOS CON BARRIONUEVO

FEDERICO ELASKAR COMPLETO SU DECLARACION ANTE LA JUSTICIA

Otra retractación en tribunales

El financista negó nuevamente ante el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuán que sea cierto lo que dijo en televisión. Dijo que mintió para que le pagaran lo que le debían por la venta de su financiera.
 Por Raúl Kollmann
El financista Federico Elaskar volvió a declarar ayer ante el juez federal Sebastián Casanello y el fiscal Guillermo Marijuán en la causa en la que se investiga lavado de dinero y en la que también está imputado Lázaro Báez. En el programa Periodismo Para Todos, Elaskar dijo que transfirió dinero de Báez al exterior, pero 24 horas más tarde se desdijo. Ayer le contó al juez y al fiscal que llegó a Lanata por gestión del gremialista opositor Luis Barrionuevo y que su objetivo fue “apretar” para que le paguen 750.000 dólares que le debían por la venta de la financiera SGI. Elaskar sostuvo que nunca giró dinero de Báez, algo que el juez y el fiscal tendrán que comprobar en su investigación.
En su declaración de ayer, el financista presentó decenas y decenas de títulos de propiedad, acciones y cesiones de dinero que su padre –ya fallecido– distribuyó a modo de herencia. Elaskar padre fue dueño y fundador de dos empresas de limpieza, Vadelux y Vademécum, que llegaron a tener 10.000 empleados y, por ejemplo, le cedió varios pisos en edificios construidos por Alan Faena en Puerto Madero y otros departamentos de grandes dimensiones ubicados en Pilar. En total, el financista presentó unas 50 escrituras. Sobre esa base, Elaskar hijo sostuvo que constituyó la financiera SGI a partir de un millón de dólares que le dio su padre y un millón de dólares de un préstamo de Merril Lynch. La empresa se dedicaba a financiar cheques posdatados y facturas a cobrar, a cambio de un interés alto.
Con la presentación de los documentos sobre su fortuna heredada y los fondos con los que constituyó la financiera, Elaskar quiso demostrar que los movimientos de dinero que generaron Reportes de Operaciones Sospechosas no provienen de ninguna fuente misteriosa, sino de su propio poderío económico. Esa fue su defensa ante la acusación de lavado de dinero y ahora el juez y el fiscal deberán analizar la solidez de lo aportado.
Según la versión de Elaskar, la muerte de su padre y una crisis personal lo llevaron a tomar la decisión de vender la empresa financiera para irse a vivir a Estados Unidos, cosa que hizo en 2011. El comprador, Daniel Pérez Gadín, no adquirió SGI para Báez –según afirmó Elaskar–, sino para el Helvetic Services Group, una financiera con sede en Suiza, filiales en varios países y supuestamente propiedad de Marcelo Ramos y Verena Fontana, el primero con ciudadanía italiana y la segunda suiza. Helvetic fue fundada en 2005 y sus titulares emitieron un comunicado señalando que no tienen nada que ver con operaciones de lavado de dinero. Los diputados Graciela Ocaña y Manuel Garrido, en cambio, sugieren que detrás de Pérez Gadín estuvo Báez y que, en verdad, la financiera podría ser propiedad del santacruceño y el vehículo para sacar dinero del país. Será tarea del juez y el fiscal encontrar las evidencias sobre una u otra versión.
Elaskar dijo que le vendió SGI a Helvetic por un millón y medio de dólares, pero que le pagaron inicialmente sólo 750.000. El resto fue retenido con el argumento de que las empresas Vadelux y Vademécum tenían juicios pendientes y dada la muerte del padre esas demandas se derivaron a SGI “por portación del apellido Elaskar”. Ante el juez y el fiscal, el financista sostuvo que la demora en el pago fue el motivo por el que se decidió a armar un escándalo a través del programa de Lanata. El intermediario –contó Elaskar– fue Barrionuevo, a través de un abogado de apellido Ferro. La relación con el gremialista surgió a raíz de un proyecto de una mina de litio en Catamarca.
En la televisión, Elaskar dijo que mandaba dinero al exterior para Lázaro Báez; luego negó lo que manifestó antes las cámaras y en los últimos días, ante el juez y el fiscal, ratificó que mintió, que siguió un guión falso en la TV. Lo cierto es que Casanello y Marijuán tendrán que basarse en la documentación, los informes bancarios, los reportes de operaciones sospechosas o en evidencias concretas –y no en los dichos de Elaskar– para encontrar la verdad.
raulkollmann@hotmail.com