lunes, 3 de junio de 2013

LA LIQUIDACIÓN DEL BANCO DE SANTA FE SAPEM

Sciara apura la liquidación del Banco de Santa Fe Sapem

La entidad surgió durante el proceso de privatización del entonces banco estatal y ya cumplió su cometido según las autoridades. El año próximo vence el actual contrato con el agente financiero.

El ministro de Economía explicó los fundamentos de la liquidación de lo que queda del banco estatal. Foto:Luis Cetraro
El ministro de Economía explicó los fundamentos de la liquidación de lo que queda del banco estatal. Foto:Luis Cetraro
Mario Cáffaro
mcaffaro@ellitoral.com


La Cámara de Diputados tiene a estudio en comisiones un mensaje del Poder Ejecutivo que autoriza a Fiscalía de Estado a sustituir al Banco de Santa Fe Sapem (sociedad anónima con participación estatal mayoritaria) en la totalidad de los juicios en los que interviene y cancela la personería jurídica de esta entidad, una vez materializada la sustitución, dando por finalizado el proceso de liquidación. El tema ya fue convalidado por el Senado. “La entidad ya no tiene ningún sentido. Se ha hecho el balance de cierre, está todo saldado, liquidado. No tiene ningún sentido seguir manteniendo una unidad de gestión que se puede suplir con las estructuras normales de la administración”, explicó el ministro de Economía, Ángel Sciara.

“El origen de esta entidad es la propia privatización”, recordó el ministro. Explicó que “el banco privatizado se quedó con lo mejor y se generó un ente residual -Banco Santa Fe Sapem- que es el que tiene que terminar con la liquidación de los préstamos y de los juicios que forman un conjunto de deudas contingentes. Con los créditos que no tenían categoría de incobrables se formó una cartera y a través de un fideicomiso los administra el nuevo banco. El Sapem se queda con la administración de las propiedades no tomadas por el banco. Son unas 50 que se las alquilan al nuevo banco y que son las sucursales en varias localidades”.

Sciara señaló que la entidad tiene una planta permanente de diez personas que cuesta unos 300.000 pesos mensuales y “esta unidad liquidadora final del residual se financia con los alquileres y de la recuperación de la cartera administrada que está fideicomitida al Banco de Santa Fe”.

El balance final para liquidar la Sapem se hizo dos años atrás, fue presentado a la Legislatura y luego perdió estado parlamentario pero ahora insisten para que se liquide. “Esta liquidación implica que todos los juicios -que son deudas contingentes- los tiene que asumir la provincia y se tiene que hacer cargo del seguimiento en tanto haya procesos iniciados. Esto pasará a Fiscalía de Estado. Hay distintos juicios que tomará la Fiscalía. Los activos residuales pasarán a manos de la provincia, que se hará cargo de ellos. La cartera administrada seguirá en manos del Nuevo Banco con el control de la dirección de control del agente financiero”, precisó el ministro.

En cuanto a los agentes recordó que la mayoría “son adscriptos y deberán volver a los cargos donde provenían”.

Agente financiero

Por otra parte, el año próximo vencerá el contrato vigente entre el Estado santafesino y su actual agente financiero (Nuevo Banco de Santa Fe). Sciara admitió que deberá sentarse nuevamente a negociar el contrato y llamó a no confundir con reprivatización de la entidad. “Cuando en la anterior gestión hicimos el proceso de licitación del agente financiero muchos comenzaron a mencionar que era un proceso de reprivatización. Esto es un disparate. El Nuevo Banco de Santa Fe es de propiedad privada. El principal accionista del Nuevo Banco de Santa Fe es el Banco de San Juan. Es un banco privado, se vendió. No hicimos ninguna reprivatización porque no teníamos nada que reprivatizar, lo que hicimos fue llamar a licitación la prestación de un servicio; necesitamos un agente financiero que reciba los impuestos y pague los sueldos”.

Valoró el funcionario aquel proceso licitatorio que incluyó lo que definió como “inédito” en el país que es el pago de un canon al Estado provincial. “Encontramos una variable para poder decir cuál es el mejor agente financiero. Debía responder a ciertas exigencias técnicas y al mismo tiempo tenía que pagarle a la provincia por ser el administrador. Esto, porque administra el 50% de los depósitos que son del sector público. Fue una irracionalidad de la privatización que consideró pasivos lo que es la materia prima del sistema bancario como son los depósitos. Cuando se privatiza se vende por el patrimonio neto (activos menos pasivos) y los pasivos son los depósitos, pero sin depósitos el banco no funciona. Fue una cosa estrafalaria lo realizado. El banco tiene depósitos y trabaja con los depósitos y su rentabilidad depende del uso de esos depósitos, dijimos que como maneja dinero y tiene cautiva a una gran masa de asalariados tiene que pagarle a la provincia y establecimos un canon”, recordó.

Este contrato vencerá el año próximo y Sciara admite que en estos procesos el prestador actual cuenta con ventajas. “Lo sabemos, forma parte de la teoría de los procesos licitatorios y para esto en otras licitaciones donde también se renueva el prestador existente hemos establecido un artículo donde el que está tiene que imputar el costo de lo que perdería en caso de no ganar la licitación. Es lo que en economía se llama el costo de oportunidad. De esta manera, se hacen más equilibradas las ofertas de competidores. Obligás al que está a que impute como costo lo que perdería en caso de no ganar y se logra equiparar -con margen mucho menor- los que pretenden competir por el servicio”.

Tribunal electoral


La UPCN Seccional Santa Fe solicitó una audiencia a la secretaria electoral de la provincia, Claudia Catalín, a partir de una serie de versiones que involucran a esa repartición y generaron inquietud en el personal.

Según el gremio “la promesa de una nueva estructura orgánico funcional y el otorgamiento de un suplemento para el organismo, son dos temas muy importantes y deben ser tratados con la responsabilidad que ameritan los mismos”.

En la nota además, se observa que “las distintas modificaciones al Régimen Electoral Provincial, no han tenido el mismo acompañamiento y correlato en adaptar a los nuevos tiempos la estructura de funcionamiento, garantizando los actos electorales correspondientes, éstos se han llevado a cabo con grandes esfuerzos por parte del personal”.

Para UPCN, la estructura vigente ha quedado totalmente desactualizada. “Los procesos y diseños tanto administrativos como informáticos, desarrollados hasta el año 2011 deben ser modificados (adaptándolos a la nueva reglamentación), consensuando con los representantes de los trabajadores la asignación de funciones que garantice los derechos laborales de los agentes de esa Unidad de Organización”.

Por este mismo tema, la entidad será recibida el próximo jueves por el ministro de Gobierno y Reforma del Estado, Rubén Galassi. El objetivo es que en el ámbito de la Comisión Jurisdiccional del ministerio se pueda regularizar la situación funcional del organismo, mediante un rápido reordenamiento, “privilegiando la idoneidad del personal sobre cualquier otra situación particular”.

Pasivos contingentes


Al menos una docena de causas judiciales está pendiente de resolución y pasaría a la órbita de Fiscalía de Estado con la liquidación del Banco de Santa Fe Sapem. Se destaca entre ellas una iniciada por el Banco Central de la República Argentina por daños y perjuicios con motivo de la estafa de la que fuera objeto en diciembre de 1992 en el Tesoro Regional Rosario por la suma de 30 millones de pesos. La Suprema Corte de la Nación declaró procedente el recurso extraordinario y ordenó a la Cámara de Apelaciones que dicte un nuevo fallo. El monto de la demanda hace dos años era de 105 millones de pesos.

También IBM reclama a la entidad por casi diez millones de pesos mientras que Afip tiene un planteo por cien millones de pesos.

Entre los pasivos se encuentran pedidos laborales y contencioso administrativos de 85 ex agentes por cuestiones laborales por casi 10 millones de pesos que están en la Cámara en lo Contencioso Administrativo de esta capital. Se incluyen además apremios de la Caja de Jubilaciones y Abogados y Caja Forense y de ex apoderados por aportes a dicha caja.