jueves, 16 de mayo de 2013

Las cuentas de Ernestina Herrera y el Grupo Clarín en el JP Morgan


Tiempo Argentino muestra las pruebas que confirman la existencia de cuentas bancarias de directivos del multimedios en el banco con sede en Nueva York. Hernán Arbizu denunció que se usaban para lavar dinero. 

1 2 3 4 5
Info News
Info News
Info News
El documento es contundente. Dice así:
"Señores JP Morgan Chase/New York
Presente
At: Sra. Norma Caba y/o Walter Gómez
De mi consideración: Por la presente solicito a ustedes se sirvan transferir, al banco intermediario: Bank of America New York, Swift Code BOFAUS3N; ABA 026009593, para el banco beneficiario Banco Itaú Uruguay SA, Swift Code ITAUUYMM, cuenta 6550245101, la suma de U$S 30.000 (dólares estadounidenses treinta mil), para la cuenta N° 137643 de Sirenetta SA. Referencia Ernestina L. Herrera de Noble.
Asimismo, autorizo a ustedes a debitar dicho importe de mi cuenta corriente N° c88312-00-1. Sin otro particular, saludo a ustedes muy atentamente."
Cierra el texto, la firma: Ernestina L. Herrera de Noble.  
En pocas líneas, el documento que acompaña esta nota confirma la existencia de cuentas a nombre de la dueña del Grupo Clarín en el JP Morgan Chase de Nueva York. 
La empresaria figura, al igual que otras de sus compañías –como se verá más adelante– en el listado que el ex banquero responsable del Cono Sur de esa entidad financiera internacional, Hernán Arbizu, presentó, a mediados de 2008, en la Unidad de Información Financiera (UIF) y ante la justicia argentina en el juzgado federal a cargo del magistrado Sergio Torres. 
El fiscal de la causa –que lleva cinco años sin mayores avances– es Guillermo Marijuan. Arbizu se autoincriminó. Dijo que manejó el dinero de 469 empresas y personas físicas. Que sus clientes de la Argentina le pidieron girar montos al exterior. En el escrito, Arbizu denunció maniobras de presunto lavado y fuga de divisas al extranjero. 
Recientemente, José Aranda, directivo de Clarín, calificó a Arbizu de "loco" y de "delincuente". Dijo desconocer al ex banquero. 
Ernestina Herrera, viuda de Roberto Noble, figura en el lugar 161 de la lista que entregó Arbizu. El lugar 162 lo comparte con su heredera Marcela; en el 163, está junto a Felipe Noble Herrera. 
La carta de Ernestina Herrera al JP Morgan no es el único documento al que, en exclusiva, accedió Tiempo Argentino, que confirma los dichos de Arbizu.
La firma de Saturnino Lorenzo Herrero Mitjans, director de Asuntos Corporativos del multimedios –figura clave en el pool de empresas del Grupo Clarín, que va de Papel Prensa a representante del multimedios de Héctor Magnetto ante la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP (ver pág. 4)– también se ve nítida en la solicitud de apertura de una cuenta que el Grupo realiza ante JP Morgan: es para su empresa Artes Gráficas Rioplatense –52 en la lista de Arbizu–. 
En la solicitud, a la que se adjunta un acta de directorio de AGR, se inscribe como autorizados para efectuar movimientos en esa cuenta a los directivos Héctor Aranda, Julio Trapes, Juan Caldumbide y Raúl Scialabba. Además, en el documento se deja constancia de que para efectuar algún movimiento en la cuenta bancaria se debe contar con la firma de al menos dos de los cuatro autorizados. Caldumbide figuraba como gerente administrativo de AGR. Falleció. 
Julio Trapes pertenece al área de Tesorería, el sector encargado de mantener contacto con Arbizu, Roberto Zorgno o Adrián Garate, en el JP Morgan. Ingresó a AGEA en 1975 y su nombre se muestra en varias empresas en las que comparte el directorio con otros accionistas de Clarín. Por ejemplo, en el Boletín Oficial se lo encuentra como gerente de Cisca Comercial Industrial SRL, o como presidente de Meker SA, o Decio SA, o de Inversora ELHN SA. En esta última aparece como director suplente Ignacio José María Sáenz Valiente, que registra un cargo similar en CG Dominio SA, la sociedad madre del Grupo Clarín, donde en los papeles está la plana mayor del multimedios: Herrera Noble (presidenta), Héctor Magnetto (vice), directores José Aranda, Pagliaro, Pablo César Casey y José María Sáenz Valiente (h). 
Para dar un marco de referencia adicional sobre quiénes son las personas mencionadas en este informe es válido recordar que, por ejemplo, desde el influyente buffet de abogados de Sáenz Valiente, con Hugo Wortman Jofré y Alejandro Pérez Chada como letrados patrocinantes, Clarín realizó una demanda penal contra varios periodistas por opinar libremente y distinto –muy distinto– a los intereses destituyentes de Magnetto y sus socios. 
Entre los acusados criminalmente en ese disparatado escrito –que de tan alarmante como delirante sometió a la vergüenza a los más encumbrados escribas del magnettismo por lo que el propio holding debió retirarlo de la justicia–, se encontraba el director fundador de Tiempo Argentino, Roberto Caballero. Valen estas líneas para destacar que Tiempo hoy cumple tres años. Aquel 16 de mayo de 2010 llegó a los lectores con una premisa que no defraudó a lo largo de estos 36 meses: la tapa de hoy lo confirma. 
En estos días en los que un sector del periodismo borró todo los límites del oficio, para incurrir en la purpurina de una suerte de neoperiodismo mágico, conjetural y escenográfico, este diario vuelve a demostrar, más allá del coro de negadores a sueldo, que Clarín miente. Ejemplos abundan.
Que a pesar de lo que escriban sus editorialistas amigos: la causa Papel Prensa en la que se investiga si existió delito de lesa humanidad en la apropiación de las acciones de la empresa de la familia Graiver sigue abierta. Que Magnetto y su socio Bartolomé Mitre del diario La Nación están imputados y algún día deberán dar explicaciones ante la justicia. 
Detrás de cada estrategia del holding hay responsables de sus actos. Como Héctor Aranda –hermano de José, socio de Noble, Magnetto y Pagliaro– que tiene su propia cuenta denunciada por Arbizu. 
Comparte el lugar 212 con Claudia Felicitas Martín de Aranda. Pero también figura en otras empresas que están en el listado denunciado por presunto lavado y fuga de divisas al exterior. Sociedades en las que se cruza en sus directorios con Magnetto y otros ejecutivos del Grupo. 
Raúl Scialabba –otro de los ejecutivos del Grupo al que Herrero Mitjans incluyó entre los autorizados en la solicitud a la JP Morgan– es vicepresidente de Artes Gráficas del Litoral, la planta impresora que el multimedios tiene en Santa Fe. Tuvo a su cargo por contratación directa la impresión de las boletas para las elecciones provinciales del 24 de julio de 2011 durante el gobierno del titular del Frente Amplio Progresista (FAP), el socialista Hermes Binner. 
Scialabba está inscripto en el directorio de Cúspide Libros SA, entre otras firmas del Grupo. Es presidente de la Asociación Bautista Argentina e integrante de las comisiones de Libertad Religiosa  y Promoción y Desarrollo del organismo, vicepresidente  del CALIR (Consejo Argentino para la Libertad Religiosa) y miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Bíblica Argentina. Pero en la justicia argentina su nombre surge vinculado a paraísos bien terrenales. 
Arbizu no olvida los nombres de las personas con quien debía tratar las cuentas del Grupo; entre los mencionados, faltan el ex directivo de Finanzas de Clarín Alejandro Urricelqui –otro miembro clave en la mesas chica de las sociedad del holding de Noble-Magnetto– y Alejandro Scanavino. 
Una vez más, en la saga de notas que publicó Tiempo Argentino sobre la operatoria del JP Morgan en el país, y en la región, vuelven a surgir los nombres de Norma Caba y Walter Gómez, los asesores del cuenta de la banca internacional que tienen sus oficinas en el 345 de Park Avenue  de Nueva York, la misma sede en la que el propio Arbizu trabajaba. 
A Caba y a Gómez, Ernestina Laura Herrera de Noble envió la minuta con instrucciones sobre las transferencias que debían realizar de sus cuentas. Quizá José Antonio Aranda –que ocupa tres lugares en la lista que el ex banquero entregó al juez Torres y de la que dispone el fiscal Marijuan: 244, 245 y 246– insista en desconocer al ex banquero.  
Debería preguntarle sobre Arbizu, por ejemplo, a Norma Caba y a Walter Gómez. A ellos, la señora Ernestina sabe cómo ubicarlos.  «