lunes, 6 de mayo de 2013

UN CAVALLO SIN FILTRO


Sin filtro: Cavallo reveló el plan económico detrás del dólar ilegal

El ex ministro de Economía de los años neoliberales trazó el camino del que sería el gobierno ideal. Menor gasto público, mayor endeudamiento y transferencia de renta hacia los sectores más pudientes y reprivatización.

1 2 3 4 5
Info News
Info News
Info News

Detrás de la escalada del dólar ilegal se esconden una serie de actores cuyo principal interés es la devaluación del peso argentino y la aplicación de un modelo que vaya a contramano del actual. Si bien el fenómeno es complejo e influyen otras cuestiones, los $ 10 que rozó el viernes la moneda norteamericana evidencian la fuerte especulación que quiere usar la moneda como medio para volver a ideas de otro costado de la biblioteca.
Los grandes operadores son los grupos económicos que se verían beneficiados directamente con la concreción del sueño devaluatorio, pero entre los que aportan el soporte teórico se encuentran figuras ya conocidas en el país por el efecto de sus políticas en las épocas que ocuparon lugares en el Ejecutivo nacional. Domingo Cavallo, el ministro de Economía de la explosión neoliberal, no disimuló su papel y escribió en su blog un plan de acción que más allá de las opiniones que se tengan sobre el modelo actual dejan en claro cuál sería el modelo futuro.  
En la opinión de Cavallo, el nuevo gobierno elegido en 2015 debería comenzar su programa con una fuerte reducción del gasto público como porcentaje del PBI y la reprivatización de las empresas que en los últimos años demandaron aportes o subsidios del Tesoro, utilizando una visión de búsqueda de ganancias que no se puede aplicar sobre empresas estatales cuyo principal objetivo debe ser la prestación del servicio. El economista buscó matizar el impacto de su propuesta bajo la aclaración de que se mantendrían los gastos con "fines sociales y bien focalizados en las familias", pero basta con recorrer los libros de historia contemporánea para saber en qué terminan esos ajustes planificados.
Luego, el gobierno debería eliminar "todos los impuestos distorsivos", con especial atención sobre las retenciones a las exportaciones, en lo que sería una transferencia de renta hacia los grandes terratenientes. También tendría lugar "la normalización de la relación financiera con el exterior aceptando las resoluciones judiciales sobre la deuda externa o interna". Es decir, en vez de apelar fallos como el del juez Thomas Griesa se inclinaría y pagaría lo que sea que los fondos buitre reclamen. 
Cavallo también propuso remover todas las restricciones al comercio exterior y a las transferencias de dólares al exterior. El impacto sobre la balanza de pagos sería fuerte y surge entonces la pregunta sobre cómo se financiaría este hueco en las cuentas nacionales. La respuesta está en los noventa: el endeudamiento sistemático e irresponsable.  
En tanto, a la hora de hablar del financiamiento del déficit fiscal el gobierno "ideal" también recurriría al crédito público bajo la estricta prohibición de tomar como un camino viable el financiamiento por emisión monetaria. 
El Banco Central debería entonces "conducir la política monetaria enderezada a metas decrecientes de inflación, bien definidas de antemano", lo que sería volver a la concepción neoliberal de la autoridad monetaria en una virtual eliminación de la nueva Carta Orgánica. 
Además, se buscaría liberar todos los precios y permitir que las tarifas de servicios públicos "cubran los costos de operación y de inversión y que produzcan una ganancia razonable". «
 
 
Profecías nunca cumplidas
Con el traje de Nostradamus económico, el ex ministro de la época neoliberal Domingo Cavallo sostuvo que en 2015 el país estará en llamas y que no habrá continuidad del kirchnerismo después de las elecciones presidenciales. "Cuando los argentinos hayamos elegido un nuevo gobierno, seguramente el país estará en una situación peor que la actual, con recesión, alta inflación y una brecha entre el precio del dólar en el mercado oficial y el precio en el mercado paralelo como la que hoy tiene Venezuela, muy parecida a la que nuestro país tenía inmediatamente antes del 'Rodrigazo' en 1975", escribió en su blog.
Luego, en un acto de autofestejo, Cavallo apuntó que ya advirtió el camino que debería seguir el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner en su libro de 2008 Estanflación, pero sostuvo que "si Cristina sale hoy a anunciar por cadena nacional nuevas reglas de juego (en referencia al plan que se explica en la nota principal), nadie le creerá y el efecto va a ser un Rodrigazo". Las proyecciones catastróficas de Cavallo se repitieron varias veces en los últimos años sin que se vieran en la realidad.