sábado, 4 de diciembre de 2010

¿QUÉ TE PASHA BINNER, ESHTASH NERVIOSHO?


Que el gobernador de la provincia haya vuelto a hacer declaraciones en las que acusa al gobierno nacional de discriminar a Santa Fe, como vemos aquí, no es algo que debería sorprender a esta altura de los acontecimientos.

Sin embargo, lo que no deja de causar perplejidad son los argumentos que esgrime, y los temas que elige para puntualizar sus quejas.

Veamos en ese sentido los que menciona en la nota, empezando por la presunta obligación de la Nación de contribuir a solventar el déficit de la Caja de Jubilaciones y Pensiones de la provincia, lo cual en sí es curioso sea mencionado por Binner, dado que su ministro de Economía Angel Sciara -al presentar el proyecto de Presupuesto provincial 2011- señaló que esos recursos no serían incluidos, porque no se tenía la certeza de su percepción (aunque finalmente fueron agregados el proyecto remitido a la Legislatura).

La obligación de la Nación surgiría del convenio firmado en diciembre de 2003 por el ex gobernador Obeid con el entonces presidente Kirchner, luego ratificado por la Ley 12.907, pero la cláusula sexta del convenio dice claramente: “La incidencia de las modificaciones a la normativa de carácter previsional y del Sistema de Retiros provincial, efectuadas por la Provincia de Santa Fe, con posterioridad al día 6 de diciembre de 1999, no forma parte del déficit a financiar por el Estado nacional, según lo establecido por la Cláusula Doceava del Compromiso Federal de fecha 6 de diciembre de 1999, ratificado por Ley del Congreso Nacional Nº 25.235..”..

La cláusula aplica por ejemplo a las modificaciones introducidas en la Ley 6915 (régimen jubilatorio provincial) por su similar 12.464 en 2005, de modo que si la ANSES (organismo de contralor de la ejecución del convenio según lo acordado entre las partes) verifica que el déficit de la Caja provincial obedece al pasaje de uno a otro régimen en cuanto al haber base o inicial y las mejoras posteriores, o al sistema de movilidad adoptado, el Estado nacional no tiene la obligación de solventarlo.

¿Será quizás por esa razón que el estudio jurídico del diputado nacional de la UCR Ricardo Gil Lavedra, contratado en forma directa por el gobierno de Binner en una suma millonaria para llevar adelante diferentes juicios contra la Nación, no ha iniciado la demanda que corresponde a éste reclamo en particular?, ¿habrá comprendido el gobierno provincial en carne propia las dificultades que acarrean las pretendidas reformas provisionales para mejorar los haberes de los jubilados, sin bases financieras sustentables, como el 82 % móvil que irresponsablemente promovieran en el orden nacional -entre otros- los legisladores del socialismo y la UCR?  

Respecto del reclamo del 15 % de la coparticipación que se destina a solventar el sistema previsional administrador por la ANSES (y que, hay que aclarar, también involucra la parte que corresponde a la Nación), es una enorme contradicción que Binner, en la misma nota en que plantea la necesidad de respetar la división de los poderes y los fallos de la Corte Suprema de Justicia, pretenda que la Nación deje de hacer ese descuento, como si el máximo tribunal ya se hubiera pronunciado dándole la razón a Santa Fe; algo que por cierto no ha sucedido todavía.

Pero además de las cosas que Binner dice, están las que calla, como por ejemplo que al 31 de octubre de este año, la provincia de Santa Fe recibió recursos por encima de lo previsto en su Presupuesto 2010 (elaborado por la administración del Frente Progresista) por casi 1344 millones de pesos, de los cuales el 87,59 % proviene del Estado nacional (por coparticipación federal y otras transferencias, como el Fondo Federal Solidario o Fondo Soja).

Probablemente lo omita porque esas cifras, que podemos ver acá en el propio portal del gobierno provincial, desmienten de plano las quejas por discriminación en la coparticipación federal.

A menos claro, que Binner pretenda que las pautas de distribución sean modificadas para exclusivo beneficio de Santa Fe sobre la base del argumento “ponemos tanto y no nos dan en la misma medida”; discurso asombrosamente similar al de los prefectos de la Media Luna boliviana, opositores a Evo Morales, y que ya le hemos escuchado; por no decir que eso implicaría violar la misma Constitución Nacional por cuya defensa reclama.  

En cuanto a las quejas por la presunta falta de inversión nacional en Santa Fe en rutas y educación, no vamos a repetir ahora lo que en este blog ya dijimos acá .

Su reclamo en relación a los puertos obvia por ejemplo el hecho de que, en agosto de este año  Cristina adjudicó el contrato de dragado de las vías de acceso al puerto de Santa Fe (algo que Binner no puede ignorar, porque el anuncio se hizo en teleconferencia, con su presencia y la del gobernador Urribarri), obra en la que la Nación invertirá más de 112 millones de dólares.  

Y ya que del puerto hablamos, no está de mas recordar que, por contrapartida, el presupuesto provincial elaborado por la administración del Frente Progresista asigna al proyecto de traslado del puerto de Santa Fe fondos por $ 24.301.000, y de ese total, el 51,47 % está destinado a pagar los servicios del endeudamiento contraído con el Fon Plata para la etapa de preinversión; montó que seguramente se incrementará cuando la provincia absorba la parte del préstamo que debía solventar el Ente Administrador, de acuerdo al compromiso asumido por Binner en directa respuesta a las presiones públicas ejercidas por Gustavo Víttori desde el diario El Litoral.

Si la queja apunta a la falta de asignación de recursos nacionales para la mega-obra del Puerto de la Música de Rosario, habrá que recordarle al gobernador que el gobierno nacional plantea que los puertos deben ser justamente eso: puertos.

Pero pareciera que hasta la propia “madre naturaleza” contradice los dichos del gobernador, que se lamenta por una presunta mala cosecha de trigo, y justo ayer mismo, lo vienen a desmentir.

La próxima semana la gestión provincial del Frente Progresista que comanda Hermes Binner cumplirá tres años al frente de la gestión del Estado santafesino; ocasión que sería propicia para dejar a un lado las quejas y comenzar, de una buena vez, a gobernar la provincia; que al fin y al cabo no es ni más ni menos que aquello para lo que los santafesinos le confiaron su voto.

Hay que reconocer que en algo Binner tiene razón: al menos en un aspecto nada ha cambiado con la muerte de Néstor Kirchner, seguimos escuchando por parte suya y de su gobierno la misma (y aburrida) cantinela que sonaba antes del 27 de octubre; cantinela que por momentos suena increíblemente parecida a la que entona otro referente opositor al que le toca gestionar una administración importante, como Mauricio Macri.  

1 comentario:

AGRUPACION NESTOR dijo...

Necesitamos, también, opositores inteligentes y respetables. Este "buzon", que es el mismo de Macri en la Ciudad de Buenos Aires, no convence. Aunque, hay que admitir que lastima a la sociedad en su conjunto, a la vez, que la subestima. Ni Binner, ni Barletta, ni Alfonsin, ni Macri. EL FPV compañeros. Viva Nestor, carajo!
FUERZA CRISTINA. JCD